"Dios bendiga a todas las víctimas y familias afectadas" Trump.

 Con el hallazgo de otros 13 cuerpos calcinados, son ya 42 los muertos que deja el pavoroso incendio iniciado el pasado jueves en el norte de California, lo que lo convierte en el más mortífero de la historia del estado. 

El presidente Donald Trump aprobó este lunes la solicitud de California para declarar los incendios un “desastre de especial gravedad”, lo que ofrecerá a los afectados ayuda financiera del Gobierno federal para alojamiento, desempleo, gastos legales y tratamiento psicológico.

“Acabo de aprobar la solicitud de Desastre de Especial Gravedad para el estado de California. Quería responder rápido para aliviar un poco el increíble sufrimiento. Estoy con vosotros. Dios bendiga a todas las víctimas y familias afectadas”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

El sheriff del condado de Butte, Kory Honea, explicó a medios locales que de los 13 muertos encontrados este lunes, 10 estaban en la ciudad de Paradise, de 26.000 habitantes, que fue completamente engullida por las llamas, mientras que los otros tres estaban en la pequeña localidad de Concow.

Además, 228 personas permanecen desaparecidas, por lo que la cifra de víctimas mortales podría subir aún más en los próximos días.

La conflagración ha destruido más de 7 mil edificaciones, en su mayoría hogares particulares, ha arrasado un total de 45 mil 700 hectáreas y por el momento los bomberos sólo han logrado contener las llamas en un 25 %.

En paralelo al “Camp Fire”, otro gran fuego quema en el sur del estado, cerca de Los Ángeles, que ha sido bautizado como “Woolsey Fire” y que se ha cobrado la vida de dos personas que se perdieron mientras trataban de huir de las llamas en su vehículo.

Además de las dos víctimas mortales, el “Woolsey Fire” ha destruido 370 edificios, entre ellos los hogares de varios famosos como Neil Young y Miley Cyrus, y ha arrasado 37,600 hectáreas.

Más de 8.000 bomberos luchan contra los incendios forestales que han quemado 1.040 kilómetros cuadrados (400 millas cuadradas), y las cuadrillas de bomberos de otros estados seguían llegando al lugar.

La sequía y el clima más cálido atribuidos al cambio climático, así como la construcción de viviendas en las profundidades de los bosques, han dado lugar a temporadas de incendios forestales más largas y destructivas en California.

Turismo

Joomla Social Extensions